¿Por qué la separación Duele?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado una pérdida afectiva entre ellas un familiar, una ruptura amorosa o una mascota. Cuando la pérdida se hace significativa en el estado emocional aparecen los síntomas físicos y psicológicos.

Una pérdida afectiva se define como la culminación de una relación de afecto íntimo entre dos personas ya sea amorosa o de cualquier otro tipo (Field et al, 2009) El efecto que tenga una ruptura en la relación dependerá de otros factores como el significado emocional entre las personas que lo componen, la duración, quien decidió terminar, los motivos que conllevaron a la ruptura y el grado de involucramiento, es por ello que la culminación de una relación afectiva desencadena un proceso de duelo (García et al, 2017).

El proceso de duelo cuenta con 5 etapas principales . En la primera etapa, la negación la persona no acepta la culminación de su relación, ignora o rechaza todo aquello que le lastima y le asusta a tal punto que puede mostrar hacia la persona que ya no se encuentra, como culpable de lo sucedido. La siguiente etapa es la ira en donde el individuo pasa por un proceso de reflexión acerca de su pasado, presente y futuro y suele estar acompañado de culpa. La etapa de la depresión se caracteriza por un momento de tristeza, en donde la persona se siente con mayor intensidad la pérdida del ser a quien ama y entiende este momento como una realidad permanente. Finalmente, en la última etapa, denominada aceptación el sujeto acepta la realidad y entiende que esa persona que perdió ya no estará a su lado. (García et al, 2017)

Adicional, se ha identificado que, en una ruptura amorosa, afecta significativamente el autoconcepto, siendo más vulnerables al sufrimiento emocional y a pensamientos negativos de sí mismo. Shotter, Gardner y Finkel (2010).

El proceso normal de duelo culmina cuando la persona acepta y logra ver, pensar, interactuar con su ser querido sin dolor ni rencor luego de la pérdida sin embargo esto se consigue con varios mecanismos de afrontamiento. Entre los más utilizados se encuentra: el asesoramiento y terapia luego de la pérdida, la utilización de un lenguaje evocador para afrontar la realidad de lo sucedido, la escritura de cartas y el dibujo como mecanismo para plasmar lo que ha sucedido lo cual ayuda a la persona a cerrar cualquier ciclo que tenga pendiente, el juego de rol y como último recurso la medicación (Worden, 2010).

Otro factor que permite fortalecer la recuperación emocional se da cuando la persona toma la decisión de terminar su relación amorosa, cuando se tiene un apoyo de familiares y personas queridas, y cuando se deja de mantener contacto con su expareja. Locker, Mclntosh, Hackney, Wilson, y Wiegand (2010)

 

Referencias
García, F. E., & Martínez, D. I. (2013). Ruptura de pareja, afrontamiento y bienestar psicológico en adultos jóvenes. Ajayu, 11(2), 43–59.

Worden, J. W. (2010). Grief Counseling and Grief Therapy: A Handbook for the Mental Health Practitioner. In J. Rosen (Ed.), Journal of Pastoral Care & Counseling: Advancing theory and professional practice through scholarly and reflective publications (Vol. 64, Issue 1). Springer Publishing Company, LLC. https://doi.org/10.1177/154230501006400115

 

Conoce nuestros servicios  en:

Tratamientos para Ayuda en Duelos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *